Detector portátil de Amoníaco


Detector portátil de Amoníaco

165-NH3

Caracteristicas técnicas:
  • Rango sensor amoníaco NH3: 0 - 100 ppm.
  • Método de muestreo: Diffusión
  • Medición celda electroquímica
  • Tiempo de respuesta<30 sec / 90% del rango
  • Seguridad ±2% / rango completo
  • Alarma temprana: 25 ppm
  • Alarma alta: 50 ppm
  • Alarma visual, sonido y vibración
  • Display LCD  (6 digitos 8 seg)
  • Temperatura de operación -20°C ~ +50°C
  • Humedad de operación 5 ~ 95%.RH (sin condensación)
  • Alimentación 4.2V batería recargable de litio
  • Dimensiones106x67x32 mm  (L x A x A)
  • Peso 120g
  • Protección IP65, Ex(ia) IIC T3

Aplicaciones Monitor de Amoniaco NH3 - 165-NH3

El amoníaco NH3 es una sustancia química producida tanto por los seres humanos como la naturaleza. Consiste de una parte de nitrógeno (N) y tres partes de hidrógeno (H3). La cantidad de amoníaco producida cada año por seres humanos es casi la misma producida anualmente por la naturaleza. Sin embargo, cuando se encuentra amoníaco en niveles que pueden causar preocupación, éstos probablemente se deben a su producción directa o indirecta por seres humanos.

El amoníaco NH3 es un gas incoloro de olor muy penetrante. Esta forma del amoníaco se conoce también como amoníaco gaseoso o amoníaco anhidro ("sin agua"). El amoníaco gaseoso puede ser comprimido y bajo presión puede transformarse en un líquido. La mayoría de la gente está familiarizada con el olor del amoníaco debido a su uso en sales aromáticas, detergentes de uso doméstico y productos para limpiar vidrios. El amoníaco se disuelve fácilmente en agua. Esta forma se conoce también como amoníaco líquido, amoníaco acuoso o solución de amoníaco. En agua, la mayor parte del amoníaco se transforma en la forma iónica del amoníaco, conocida como iones de amonio, representada por la fórmula NH4+ (un ión es un átomo o grupo de átomos que ha adquirido una carga eléctrica neta al ganar o perder uno o más electrones). Los iones de amonio no son gases ni tienen olor. En pozos, ríos, lagos y suelos húmedos, la forma iónica del amoníaco es la más común. El amoníaco también puede combinarse con otras sustancias para formar compuestos de amonio, como por ejemplo sales como el cloruro de amonio, sulfato de amonio, nitrato de amonio y otras sales.

El amoníaco NH3 es sumamente importante para las plantas, los animales y los seres humanos. Se encuentra en el agua, el suelo y el aire, y es una fuente de nitrógeno que necesitan las plantas y los animales. La mayor parte del amoníaco en el ambiente se deriva de la descomposición natural de estiércol y de plantas y animales muertos.

El 80% del amoníaco NH3 que se manufactura se usa como abono. Un tercio de esta cantidad se aplica directamente al suelo en forma de amoníaco puro. El resto se usa para producir otros abonos que contienen compuestos de amonio, generalmente sales de amonio. Estos abonos se usan para suministrar nitrógeno a las plantas. El amoníaco se usa también para fabricar fibras sintéticas, plásticos y explosivos. Numerosos productos de limpieza también contienen amoníaco NH3 en la forma de iones de amonio.

El amoníaco NH3 es una sustancia corrosiva y los efectos principales de la exposición al amoníaco NH3 ocurren en el sitio de contacto directo (por ejemplo, la piel, los ojos, la boca, y los sistemas respiratorio y digestivo). Por ejemplo, si usted derrama una botella de amoníaco concentrado en el piso, usted detectará el fuerte olor a amoníaco; puede que usted tosa y los ojos le lagrimeen a causa de la irritación. Si usted se expusiera a niveles muy altos de amoníaco, sufriría efectos más graves. Por ejemplo, si usted camina a través de una nube densa de amoníaco o si su piel entra en contacto con amoníaco concentrado, puede sufrir quemaduras graves de la piel, los ojos, la garganta o los pulmones. Estas quemaduras pueden ser suficientemente graves como para producir ceguera permanente, enfermedad de los pulmones o la muerte. Asimismo, si ingiere accidentalmente amoníaco NH3 concentrado, puede sufrir quemaduras en la boca, la garganta y el estómago.

Debido a los antecedentes anteriormente expuestos, se entiende la importancia de poseer un detector de NH3 o detector de amoníaco que permita alertar tempranamente de la presencia de este compuesto en el aire. El detector de NH3 posee tres tipos de alarma, una  alarma de tipo visual, otra alarma de tipo sonoro, y, por último tiene una alarma de tipo vibratorio. con estas tres alarma existe la seguridad que el trabajador estará sobreaviso en caso de alguna exposicion al amoníaco. Este detector de NH3 posee una alerta temprana a los 25ppm y una alerta a los 50 ppm.

Pague On-Line


¡Pague a través de WEBPAY!  

Para pagar on-line

Haga click aquí